Periodismo de análisis y opinión de Ibagué y el Tolima

Política

Las repercusiones del nombramiento de G.A. Jaramillo como MinSalud en el Tolima

Las repercusiones del nombramiento de G.A. Jaramillo como MinSalud en el Tolima

 Sorpresivamente surgen dos nombres nuevos como candidatos a la gobernación del Tolima: Samuel Gómez, conservador y Gentil Gómez, Liberal. 
 

Por: Humberto Leyton  

El nombramiento de Guillermo Alfonso Jaramillo Martínez, como nuevo  ministro de Salud, deja un panorama de repercusiones en el escenario político del Tolima, tales como: dejar en vilo la candidatura de su hermano Mauricio a la gobernación, fortalecer a Marco Emilio Hincapié en su aspiración a la alcaldía de Ibagué, y causar una explosión inesperada de candidatos al primer cargo público del departamento. 

En el primer caso, es conocida la polémica jurídica que se desarrolla por la presunta inhabilidad que se le presentaría para inscribir su candidatura a Mauricio Jaramillo, por aquello del grado de consanguinidad que une al hoy ministro con el candidato a la gobernación, hecho que se discute y consulta a altos niveles de la hermenéutica jurídica si M. Jaramillo está inhabilitado o no. 

Y mientras llegan los resultados de las consultas y se aclara esta situación del enfrentamiento jurídico entre el SI y el NO, en las últimas horas se ha presentado una explosión de candidatos que aspiran a reemplazar a M. Jaramillo, como si éste ya hubiera perdido la batalla. En este marco, han surgido nombres, en sus propias filas, para sustituirlo como los excongresistas Ángel María Gaitán y Eduardo Casabianca y el del exgobernador Luis Carlos Delgado Peñón; pero también se habla de Jaime Reyes y Mauricio Pinto, como posibles candidatos que podrían tener el apoyo del grupo jaramillista, y quienes no tienen  ninguna afinidad ideológica ni programática con el liberalismo.

Pero en medio de esta abigarrada muestra de colores y sabores, surgen dos nombres que, hasta el momento, no se habían tenido en cuenta: Samuel Gómez y Gentil Gómez, el primero de origen conservador y exjefe de debate de la campaña de Gustavo Petro en el Tolima, y el segundo Liberal, quien puso 14 mil votos, con los que Olga B. pudo salvar su curul. Estos dos nombres sin duda, surgen sorpresivamente a la palestra pública en el departamento, que llevan ese misterio de lo nuevo, de la exploración en el dinámico y cambiante ajetreo de la política, aunque ambos tengan recorrido y experiencias en asuntos políticos y administrativos. 

El nombre de Samuel Gómez, en círculos cerrados ha sido mencionado desde principio de año como candidato del sector alternativo, especialmente del Pacto Histórico, por obvias razones, además por ser uno de los gestores del programa regional que presentó la campaña del Pacto Histórico para que fuera incluido en el Plan Nacional de Desarrollo, y tiene simpatías en sectores conservadores. 

Entretanto, Gentil Gómez, es un  dirigente que en repetidas ocasiones ha demostrados su fuerza electoral especialmente en el suroriente del Tolima, ha sido diputado a la Asamblea del Departamento, tiene estructurado un discurso socialdemócrata y al igual que Samuel, conoce de sobra las necesidades y problemáticas sociales de la región. Ambos tienen como característica común, ser independientes y no se dejan influenciar fácilmente por ningún jefe tradicional de la política tolimense.  

Aunque no se desconocen si aceptarán que sus nombres sean tenidos en cuenta como candidatos a la gobernación del Tolima, lo cierto es que tienen condiciones para aspirar al cargo, y que se deben tomar decisiones muy rápido ya que el tiempo corre, y el tren los puede dejar. 

Marco Emilio, el beneficiado    

Contrario al maremágnum que caso el nombramiento de G.A. Jaramillo en el ministerio de Salud, para el partido Liberal, y específicamente al grupo de su hermano Mauricio, este acontecimiento es tomado como una bendición en las filas del candidato a la alcaldía de Ibagué Marco Hincapié

Como es de público conocimiento, G.A. Jaramillo, es gestor de la candidatura del candidato del Pacto Histórico, y además lo ha respaldado en los diferentes escenarios y declaraciones que dio hasta horas antes de ser nombrado ministro. 

Sin duda alguna, el nombramiento de G.A. Jaramillo, tiene una doble connotación en la candidatura de Hincapié; por un lado, es la manifestación clara del apoyo político del alto mando petrista a su aspiración, y por el otro, la influencia de un ministerio tan poderoso, como el de la Salud,  a favor de su causa que la fortalece y le ofrece ciertas ventajas que solo otorga el poder. 

Esto se agrega al reconocimiento que ha ganado Hincapié en los últimos días, por radicalizar su posición frente a la nefasta administración de Andrés Hurtado, especialmente en temas de corrupción, improvisación y mal gobierno.

ARTICULOS RELACIONADOS