Periodismo de análisis y opinión de Ibagué y el Tolima

Entrevistas

“Los primeros meses de Aranda no dejan tener esperanza”: Andrés Zambrano

“Los primeros meses de Aranda no dejan tener esperanza”: Andrés Zambrano

“El Concejo de Ibagué pone otros intereses por encima de la ciudadanía”: Andrés Zambrano.

Su círculo cercano siempre estuvo seguro que la llegada de Andrés Zambrano al Concejo de Ibagué, sería la plataforma de lanzamiento de una voz esperanzadora de la nueva política en la ciudad.

Dos meses fueron suficientes para corroborar la certeza de ese pensamiento.  Bastaron esas ocho semanas para que el joven Andrés Zambrano se convirtiera en la figura más representativa de la oposición en el nuevo Concejo de Ibagué.

Con sus intervenciones lucidas, cargadas de profundidad y seriedad en los debates de control político, los proyectos de Acuerdo presentados y su cercanía con las comunidades, logró de lejos sobresalir entre el resto de concejales.

Sobre Andrés Zambrano se habían establecido las más grandes expectativas y pareciera, por lo mostrado en estos inicios, que no va a ser inferior a ellas. Con firmeza, sin amilanarse un instante ha tomado la batuta de la oposición en el Concejo de Ibagué y con ese ímpetu anunció que se constituirá en una férrea oposición al gobierno de la alcaldesa Johana Aranda, diferente a la del ‘barretismo’ que lidera el concejal Jorge Bolívar.

Zambrano se ganó su curul en el Concejo en las elecciones del 2023, cuando obtuvo más de 3.000 votos. Cantidad considerable para un joven en su primera aspiración a un cargo de elección popular. Con 27 años, ahora es el concejal más joven de Ibagué y ha hecho la oposición más contundente a la administración de la alcaldesa Johana Aranda en sus primeros meses de gobierno.

Con una bancada amplia del Partido Conservador que también se declaró en oposición a Aranda, se esperaba que algún concejal de esa colectividad representara la resistencia más determinante contra el naciente gobierno. Sin embargo, por lo menos en los dos primeros meses, ese rol lo jugó Zambrano, incluso con mayor relieve que Jorge Bolívar, quien obtuvo su curul por ser el segundo más votado a la Alcaldía el año anterior.

Zambrano es un abogado de la Universidad Cooperativa. Llegó al Concejo bajo el ala política del exdiputado Renzo García y la representante a la Cámara, Martha Alfonso. De ideas progresistas alineadas al centro izquierda, se vislumbra como una de las figuras de la política local con mayor proyección.

En diálogo con El Cronista.co,  Andrés Zambrano entregó sus impresiones acerca del trabajo que tiene como objetivo desarrollar en el Concejo de Ibagué, corporación que en los últimos periodos debido a su bajo desempeño, ostenta una imagen altísima desprestigio. El de Ibagué, es un Concejo permeado por la politiquería y el clientelismo, donde Zambrano busca convertirse, contra viento y marea, en la nueva voz que marque la diferencia, y sea ejemplo que permita a nuevas voces conquistar este espacio en el futuro.

“Infortunadamente en el Concejo de Ibagué ponen los intereses de las casas políticas por encima del bienestar de la ciudadanía”.

El Cronista.co: ¿Qué balance le dejó estos primeros meses en el Concejo de Ibagué?

Andrés Zambrano: El balance personal es alentador. Presentamos cuatro proyectos de Acuerdo municipal, citamos a tres debates de control político y con ello mostramos otro tipo de propuestas. Así que estamos haciendo la tarea de representar bien a los sectores alternativos, ambientales y sociales que nos eligieron. Pero a nivel general queda una cierta impotencia y frustración por algunas situaciones. Infortunadamente en el Concejo de Ibagué ponen los intereses de las casas políticas por encima del bienestar de la ciudadanía.

EC: ¿Se siente la única oposición al gobierno de Aranda?

AZ: Hay dos tendencias de oposición en el Concejo. Una es la del Partido Conservador y otra es la nuestra. Desde el sector alternativo y de centro izquierda sí somos la única oposición. Ahora, la otra oposición del Partido Conservador recoge otro tipo de sectores, con otras formas. Hay cosas en las que hemos coincidido, pero en otras no. Nuestra oposición es de análisis y de profundidad, que sí plantea otra forma de concebir la administración pública.

EC: ¿Es posible que armen un bloque más amplio de oposición junto al Partido Conservador?

AZ: Lo veo complicado. Hay cosas coyunturales en las que debemos coincidir, pero en términos más profundos es difícil. Especialmente porque ahí están representados dos clanes políticos: el ‘barretismo’, que son del Partido Conservador, y el ‘hurtadismo’, que son los concejales de gobierno. Y nosotros nos oponemos a esas dos casas políticas. Por eso siempre nos va a tocar diferenciarnos en dos maneras de hacer oposición.

EC: ¿Al ser casi la única oposición, cómo siente que lo ven los demás concejales?

AZ: Hay concejales que respetan nuestro ejercicio de oposición. En otros, en cambio, percibo cierto sentimiento de superioridad por nuestra juventud; sienten que uno llega inexperto y no sabe lo que dice, pero no es así. Y luego, hay otro grupo de concejales en donde siento que se lo han tomado personal; cualquier crítica que haga a la administración municipal sienten que va para ellos y salen en su defensa. Son concejales enviados por la administración por la incomodidad que generamos.

“Siento que la Alcaldesa quiere ser una buena mandataria y dejar un legado. Sin embargo, considero que ella está muy mal rodeada”

EC: ¿Cómo prevé que va a ser la administración de Johana Aranda?

AZ: Yo siento que la Alcaldesa quiere ser una buena mandataria y dejar un legado. Sin embargo, considero que ella está muy mal rodeada. Hasta ahora su manera de gobernar no nos permite tener una esperanza, porque es más de lo mismo que hizo su antecesor y jefe político, Andrés Hurtado. Hoy muchos del gabinete no saben si hacerle caso a la alcaldesa o a Hurtado. A ella le falta ganarse la legitimidad como autoridad, como jefa.

“Hoy muchos del gabinete no saben si hacerle caso a la alcaldesa o a Hurtado”

EC: ¿De seguir así, qué resultados podría traer la situación de Aranda y Hurtado para la ciudad?

AZ: Hay una percepción muy equivocada de la Administración Municipal que puede traer resultados muy negativos. Siempre que van a las comunidades buscan que la gente los comprenda a ellos y no ellos comprender a la gente. Eso no puede pasar. El Estado no puede llegar a pedirle a la comunidad que lo entienda. Tienen que ir a entender la gente y darles una solución. Además, buscan deslegitimar las necesidades de la gente haciendo ver que hay intereses políticos detrás. Eso debe cambiar por el bien de la ciudad.

EC: ¿Qué sintió después que le tumbaron un proyecto de Acuerdo por falta de quorum?

AZ: Quedé decepcionado y con la esperanza por el piso sobre el futuro de esta corporación tan desprestigiada. Eso demostró que no hay una visión de ciudad. No importa qué diga o qué propone el proyecto, lo que importa es quién lo presenta y si beneficia sus intereses personales. Así los proyectos ayuden al progreso de la ciudad, prefieren hundirlo si lo presenta alguien de la oposición. Esa lógica de bloquear la diferencia no permite que los territorios avancen.

EC: ¿Se ha encontrado con quienes le manifiestan, le dicen que no puede llegar a cambiar las cosas?

AZ: Claro que sí. (risas), algunos casi que, con irrespeto, me dicen que debo madurar, y eso me parece irónico porque para ellos madurar es sumergirme en la dinámica politiquera. Quieren que actúe conforme al status quo que lleva por muchas décadas en este tipo de escenarios, y nosotros no vamos a entrar en esa dinámica. Por el contrario, con ese bloqueo que nos están haciendo siento que están visibilizando todavía más nuestras denuncias y nuestro trabajo. Le estamos incomodando de verdad a la administración.

EC: ¿Hacia dónde va el proyecto político de la Alianza Verde en Ibagué y el Tolima?

AZ: La idea es formar cada vez más personas para que surjan nuevos liderazgos que permitan cambiar las dinámicas de la política en el Tolima. La idea es no solo tener algunos espacios en el Concejo y la Asamblea sino disputar muchos más en las próximas elecciones, pero con un trabajo territorial, social y político bastante comprometido. Necesitamos crecer como equipo para llevar nuestras ideas a más espacios de la política.

EC: ¿Se ven como la tercera fuerza que pueda pelearle al ‘barretismo’ y ‘hurtadismo’?

AZ: La idea no es ser una tercera fuerza, sino la primera. Hoy hay dos clanes en el Tolima, pero hay otros sectores políticos cercanos a ellos que quieren desligarse de lo que ellos representan. Nuestra tarea es unir todos los demás sectores alternativos, incluso el del ‘jamarillismo’, para ser la primera fuerza, aunque eso implica sabernos juntar en las próximas elecciones. El objetivo es lograrlo, pero si no, seguiremos trabajando para representar los sectores alternativos.

EC: ¿Cuál es su visión de Ibagué a futuro?

AZ: Me sueño una Ibagué que resuelva sus problemáticas básicas. Me refiero al tema del agua, a las vías y la falta de oportunidades laborales. No puede ser que tengamos gente aguantando hambre y niños sin estudiar. Sin eso no podemos avanzar como sociedad. Una vez se resuelvan esas problemáticas básicas, ahí sí empezar a pensar en un sistema integrado de transporte, con movilidad sostenible, una ciudad que sea potencia en turismo ecológico, que apoye a sus emprendedores.

“Si esta administración logra darle agua 24 horas al día a toda la población, sería un éxito grande”

EC: ¿En ese sentido, la administración de Aranda en sus cuatro años se debería concentrar en el tema del agua?

AZ: Sí. A esta administración le corresponde garantizar agua potable de buena calidad en toda la ciudad y terminar las obras inconclusas. Si esta administración logra darle agua 24 horas al día a toda la población, sería un éxito grande. Además, tiene el reto de terminar las obras que Hurtado dejó inconclusas como el puente de la calle 60, las Piscinas Olímpicas, la pavimentación de vías y otras. Con que haga esas dos cosas, creo que podría ser recordada como una administración aceptable.

“Hurtado no dejó ninguna gran obra más allá de las que venían desde muchos años atrás. La de Hurtado fue una administración que se rajó”

EC: A propósito, ¿Cuál es su calificación de la administración de Hurtado?

AZ: Lo que vemos, por ejemplo, en las vallas que dejaron en el Parque Deportivo, es que mintió sobre supuestos resultados. La mayoría de las obras que terminó Hurtado fueron iniciativas o quedaron iniciadas desde Guillermo Alfonso Jaramillo. Hurtado no dejó ninguna gran obra más allá de las que venían desde muchos años atrás. La de Hurtado fue una administración que se rajó, que solo se dedicó a ver cómo hacía crecer su grupo político y no a resolver los problemas de la gente. Esperemos que eso no se repita ahora con la alcaldesa Aranda.

 

Alejandro Hernández
Henry Rengifo Hernández

ARTICULOS RELACIONADOS