Periodismo de análisis y opinión de Ibagué y el Tolima

Columnistas

La verdad hizo crisis

La verdad hizo crisis

Por: Carlos Alberto Estefan Upegui
Exgobernador del Tolima


«La democracia en la que pensaron los atenienses del período clásico es un «régimen filosófico» basado en el diálogo entre quienes buscan la verdad”. Así lo expone Héctor Abad Faciolince en uno de sus más recientes escritos. Se refiere, supongo de buena fe, a esa verdad producto del razonamiento natural, esa que en nuestros tiempos ha hecho crisis, y no a la del razonamiento del poder, esa falsa verdad mediante la cual se miente por conveniencia. La de los comunicadores y asesores contratados para mentir.

Creemos que hablar con la verdad es de muy alto valor por ser una virtud moral fundamental para la convivencia humana e indiscutiblemente necesaria para el buen ejercicio de la democracia.

Utilizar la mentira para ejercer presión política no es ético. “Se necesitan no solo ideas comunes, sino proyectos comunes y, ante todo, conversación compartida…”, enfatiza Héctor Abad”.

Sin embargo, no puede haber diálogo ni mucho menos conciliación si no hay verdad y posibilidad de alcanzar algo de ella. “Esa verdad no la creamos con nuestro discurso, sino que nos sale al encuentro”, enfatiza Abad.

Reflexión que llega en el momento más oportuno cuando el país político, el empresarial y el mismo gobierno andan en un Pulso retórico que debe resolverse cuanto antes con una amigable conversación compartida, donde la oposición se desconecte de sus ataduras, diga la verdad y se ponga al servicio de lo más conveniente para el país.

Nunca antes se había visto una coyuntura tan confusa por razón de lo que la oposición ha dicho, llegándose a un grado de confrontación de opiniones argumentos e interpretaciones que en lugar de ayudar a encontrar soluciones, confunde.

En consecuencia, deberían procurarse acuerdos por los menos parciales, antes que dejar pasar el tiempo que falta de este gobierno nadando contra corriente, lo que representa un desgaste mayúsculo para el bienestar de todos.

Porque, en honor a la verdad, valga la pena reconocer que nunca antes había habido mejores estudios que los realizados para proponer la actual reforma a la salud, debido el cuidado, la dedicación, el profesionalismo y el esmero que los caracteriza.

Igual sucede con la Reforma Laboral, que busca retomar los derechos de los trabajadores y enmendar las equivocaciones e injusticias cometidas en anteriores gobiernos.

Algunos aspectos del tema de pensiones deben revisarse, lo cual no impide seguir adelante. Por lo menos evitar que vuelva repetirse el frustrante episodio que nos proporcionaron nueve de los 14 congresistas de la Comisión VII del Senado, célebres desconocidos quienes a pesar de la crisis financiera de las EPS y sin haber medido el alcance del problema, ahogaron el proyecto favoreciendo la ineficiencia e inoperancia del sector y a quienes hacen de la política un negocio, a esos a quienes poco les afana la verdad.

Este es un llamado a “trabajar juntos para echar el país adelante” como dijo el empresario Gabriel Gilinski, miembro patrimonial de la junta directiva del Grupo Nutresa, porque “si al Presidente le va bien a Colombia le va bien”.

ARTICULOS RELACIONADOS