Periodismo de análisis y opinión de Ibagué y el Tolima

Actualidad

Balance del Tolima en los Juegos Nacionales del Eje Cafetero

Balance del Tolima en los Juegos Nacionales del Eje Cafetero

Han concluido los XXII Juegos Nacionales que tuvieron como sede a las ciudades del Eje Cafetero (Pereira, Armenia y Manizales). Allí estuvo reunido lo más granado del deporte del país.

Compete, entonces, en caliente, hacer el balance de lo que fue la participación del Tolima en estas justas deportivas. No fue el mejor resultado, pero tampoco el peor. Digamos, que el Tolima sigue en puesto intermedio.

Es en el número de medallas, sobre todo en las de oro, donde se mide el resultado y Tolima en esta ocasión sus deportistas obtuvieron 9 medallas doradas, dos más con respecto a los juegos de 2019. Alienta, desde luego, las 14 medallas de plata conseguidas y las 24 de bronce.

Válido aquí hacer el reconocimiento a los deportistas por su sacrificio y disciplina, pues han tenido que enfrentarse a situaciones difíciles de no contar con los escenarios ideales para su preparación. El ejemplo más claro lo tiene la natación, que sin escenario apropiado, los nadadores tolimenses siguen demostrando que el Tolima es tierra abonada para esta disciplina. Lo mismo acontece con el Tenis de Mesa y otros deportes.

Como en el 2024, para el caso de Ibagué, deben quedar listos los escenarios deportivos que aún faltan por terminar, piscinas y coliseo menor de la 42, más el complejo acuático del Parque Deportivo, al tiempo que es el inicio de un nuevo gobierno departamental y los municipales, es la oportunidad de llevar a cabo una profunda reestructuración del deporte tolimense.

Es el momento para que en cabeza de Indeportes con el Imdri en Ibagué y los institutos municipales de deportes, lo mismo que las Ligas, sumen sinergias y conviertan el Tolima en potencia deportiva.  Es hora de que el deporte tolimense sea  una alternativa de salud y oportunidades. 

El talento que hay en el departamento es inconmensurable, pero se desperdicia por la falta de organización y visión. Se podría decir que hay más deportistas y más talento que dirigencia.

Con lo que se acaba de vivir en los Juegos Nacionales del Eje Cafetero, es evidente la necesidad de potenciar aquellos procesos que cumplen un derrotero con un norte planificado, y rediseñar lo que definitivamente no viene funcionando, de ahí que la gobernadora electa Adriana Magali Matiz tiene el enorme reto de acertar en el nuevo timonel de Indeportes, pues será determinante para sembrar la semilla que en cierta forma recoja la visión que dejó por ejemplo la gerencia de Alexander Castro que hoy aún es valorada y recordada en los círculos deportivos del departamento.

Hoy, Indeportes maneja un presupuesto importante que, si se direcciona con acierto, probidad y transparencia, es indudable que el deporte tolimense tanto competitivo como recreacional tendrá el espacio ideal para sobresalir.

Trabajar en los colegios, en todas las instituciones educativas del departamento está la clave, ahí es donde está concentrado buena parte del talento, a manera de ejemplo y que debería ser un referente como laboratorio de aprendizaje, vale estudiar y tener en cuenta lo que hace en materia deportiva la institución educativa La Sagrada Familia de Ibagué. Por supuesto, que hay otras instituciones que le dan prelación al deporte como herramienta preventiva contra la drogadicción y también para formar ciudadanos con disciplina y con alto poder de resiliencia, pero sobre todo, también resulta útil para atraer estudiantes y al mismo tiempo evitar la deserción.

ARTICULOS RELACIONADOS