Periodismo de análisis y opinión de Ibagué y el Tolima

Educación

Ya no hay dinero para terminar colegios de Ibagué

Ya no hay dinero para terminar colegios de Ibagué

Complejo el panorama que registra Ibagué con los colegios nuevos. Unos entregados a medias y otros que no arrancaron. Sin embargo, el exalcalde Hurtado se ufanó de haber entregado 14 colegios nuevos y modernos a los ibaguereños.

En la última reunión entre la Secretaría de Educación de Ibagué, el Ministerio de Educación y el Fondo de Financiamiento de la Infraestructura Educativa (FFIE), se dio a conocer un preocupante panorama respecto a los recursos necesarios para la finalización de las obras de los 26 colegios priorizados por el convenio 1291 de 2016 entre Ibagué y la Nación que se convertirían en megacolegios con jornada única.

En 2016, en la Alcaldía de Guillermo Alfonso Jaramillo, Ibagué le entregó $76.071 millones al FFIE, correspondientes a las obras complementarias de los 26 colegios y al 30% del total del presupuesto de cada proyecto, mientras que el Gobierno Nacional cubriría el otro 70%. Sin embargo, un sinnúmero de retrasos condujo a que para el 2020, solo dos instituciones: Ambiental Combeima y Juan Lozano y Lozano contaran con avances superiores al 80% de las obras.

Entre 2020 y 2024, los materiales de construcción aumentaron sus precios, los recursos se devaluaron, se generaron sobrecostos en todas las obras y los incumplimientos de los consorcios contratados por el FFIE apilaron múltiples incumplimientos. No obstante, al final de su mandato, el exalcalde Andrés Hurtado se ufanó de haber entregado 14 colegios nuevos y modernos a los ibaguereños.

¿Qué hay detrás de esos 14 colegios “entregados”?

El FFIE es un intermediario que administra los recursos, designa a los contratistas y contrata los servicios de interventoría para cada uno de los proyectos de infraestructura escolar.

Una vez los contratistas aseguran haber finalizado su trabajo y las interventorías lo aprueban, el FFIE entrega el 70% de los colegios (correspondiente a la infraestructura en bruto, en otras palabras: el cascarón) a la Entidad Territorial Certificada (ETC), que en este caso es Ibagué, tras ello, la Administración Municipal decide si recibir o no la infraestructura, dependiendo de la calidad y el buen estado de las obras.

El problema de ello es que la administración de Andrés Hurtado, en su afán de inflar sus números y engalanar su nombre, recibió sin ningún tapujo todos los colegios entregados por el FFIE, a pesar de las diversas denuncias de las comunidades escolares y las veedurías ciudadanas sobre posibles fallas en los diseños, materiales de mala calidad y problemas en la infraestructura.

Tras recibirlas, la Administración se olvidó del otro 30% que le correspondía de las obras, en cuanto a servicios como agua, gas y energía eléctrica, obras de urbanismo, equipamiento de aulas tecnológicas, entre otras.  

Varios rectores en su desespero por volver a la presencialidad y evitar así la creciente deserción escolar en sus instituciones, recibieron la infraestructura de sus colegios incompleta e iniciaron sus clases con la promesa de la Alcaldía de finalizar pronto las obras completarías.

Más tarde, rectores como Gloria Susunaga, de la Sagrada Familia, lamentaron su decisión teniendo que enfrentar el hacinamiento estudiantil en los descansos debido a la falta de obras de urbanismo, la imposibilidad de implementar el PAE, tuberías constantemente colapsadas y clases de informática sin computadores.

Alcaldía incumplió su promesa

En medio de la reunión de días pasados, estuvieron presentes la mayoría de los rectores de los colegios “entregados” en la anterior Administración, entre ellos Santa Teresa, Ciudad Luz, Germán Pardo García, San José, Joaquín Flórez, Sagrada Familia, Celmira Huertas, quienes denunciaron irregularidades en las obras entregadas por el FFIE y aceptadas por la Alcaldía, además de solicitar nuevamente que se diera celeridad a las obras complementarias que a cada uno la Alcaldía le prometió priorizar.

“Vamos para el cielo y vamos llorando”: Secretaria de Educación de Ibagué

Sin embargo, la posición de la Secretaría de Educación Municipal ante las solicitudes fue calificada por algunos de los presentes como “cínica”. María Isabel Peña, secretaria de Educación de Ibagué, dejó la frase "Vamos para el cielo y vamos llorando. Uno ve otras instituciones en la zona rural apenas en ladrillitos y ahí van los estudiantes juiciosos a estudiar", aludiendo a que en vez de quejarse había que valorar lo que se había hecho y buscar salidas entre todos y no endilgar culpas a unos y otros.

No hay plata

Por otro lado, la directora de cobertura educativa de Ibagué, Carol Cortés, comentó que la Alcaldía no contaba con los recursos suficientes para afrontar las obras complementarias de los 26 colegios intervenidos, por lo que cada año trabajarían en cuatro instituciones en orden de priorización para que al final del mandato de Johana Aranda se completen las obras de 16 megacolegios, dejando los otros 10 para una futura administración.

El Ministerio tampoco tiene dinero y dice que la esperanza son los privados

“No contamos, ni la nación ni la entidad territorial con los recursos suficientes para atender el costo que hoy tienen las obras. No soy partidaria de la despriorización, pero efectivamente las instituciones educativas San Simón, Mariano Melendro y Manuel Murillo están en ese proceso de despriorización porque han tenido dificultades para avanzar y es algo que no se va a solucionar rápidamente, así que los recursos siguen ahí estancados”, afirmó Olga Lucía Fuentes, representante del MinEducación.

En su intervención, la representante del Ministerio de Educación reveló que la problemática de los colegios priorizados por el FFIE se presenta en todo el territorio nacional, pero que desde el Gobierno Nacional están muy conscientes del problema de los colegios en Ibagué; sin embargo, a pesar de su intención por solventar los daños, no tienen los recursos para ello.

“Hicimos el ejercicio como nación, el año pasado, de disponer de 18 mil millones con el interés de priorizar al San Simón, pero no alcanzaron los recursos. Ahora esos 18 mil millones se están invirtiendo en obras complementarias de otros colegios”, añadió la representante del MinEducación, ante la molestia de los presentes.

Llamado al empresariado

En El Cronista.co preguntamos a la representante del MinEducación cuál era la salida entonces para la problemática educativa en Ibagué, si el Estado ni la ciudad tenían los recursos. “El año pasado invitamos al exalcalde a buscar diferentes métodos de financiación con empresarios, pero finalmente no se pudo conformar la mesa. Tenemos confianza en que la nueva administración la convoque y nosotros acompañamos con todo gusto, porque aquí hay un empresariado importante que podría respaldar a la ciudad en ese sentido”, respondió.

“Tenemos mediante el Ministerio, mecanismos de obras con empresarios que han resultado muy bien. Se podrían analizar mecanismos de alivios tributarios que pudiera dar la entidad territorial, desafortunadamente Ibagué no es un municipio PDET ni ZOMAC para optar por el mecanismo de obras por impuestos, aunque a nivel nacional estamos, por orientación del presidente, revisando que ese mecanismo se amplíe porque ha sido muy positivo. Queremos que los empresarios en Ibagué encuentren alternativas llamativas para sus responsabilidades tributarias”, finalizó.

Mientras tanto la Jornada Única de la que tanto se habló, seguirá en veremos. Actualmente, el único colegio que ha logrado implementar jornada única (con dificultades) es el Ciudad Luz.

ARTICULOS RELACIONADOS